Contenidos de marca,
sí, por supuesto

(pero en las estrategias de Branded Content, o pasan cosas, o no le interesan ni al Tato)

Te preguntarás quién es el Tato*. La respuesta es nadie y todos.
Lo importante es que le hemos puesto un nombre propio.
Una manera de atraparte. Así son los relatos.

Te has preguntado alguna vez ¿por qué unas ideas de negocio suenan a ruina y otras a dinero en metálico? ¿Por qué hay estrategias de marketing que dan resultados
óptimos y otras que simplemente son un “me too”? ¿Por qué la mayoría de las
estrategias de marketing digital están espantando a los usuarios? ¿Por qué hay
personas que convencen más rápidamente que otras? ¿Cómo consiguen hacernos
vibrar algunas presentaciones? Y, especialmente, ¿por qué hay campañas publicitarias que recordamos de memoria y otras las olvidamos en el acto?

La respuesta:

En la estrategia de Branded Content, la forma en la que el mensaje está contado,
nuestra forma de comunicar es la clave del éxito. O sea, primero necesitas encontrar el
relato correcto, porque los relatos transforman la manera en que nos entendemos y
nos conectan emocionalmente con los demás.

La potencia del
contenido de marca

Crece el nivel de importancia concedido al Branded Content dentro de las organizaciones, y mejora la percepción de fiabilidad de la medición. Crece la inversión en contenido de marca un 41%, y se manifiesta cada vez más como una disciplina propia.

IV Edición Content Scope 2019 para la BCMA*

Generar engagement, mejorar la imagen de marca y aumentar la notoriedad, son las grandes diferencias con la publicidad.

Crece la fiablidad en la medición del Branded Content, más aúncuando los canales son digitales.

El Branded Content trabaja las primeras etapas del funnel de conversión: atraccion, interacción, conversación.
Abrir chat